domingo, 30 de diciembre de 2007

FELIZ AÑO 2008


A todos los naturales de Tremañes, a los que habitan en la parroquia, a los que trabajan en ella y por ella a los que transitan por sus territorios a todos un FELIZ AÑO 2008

martes, 25 de diciembre de 2007

Tenores enjaulados



La Asociación de Canaricultores Nuevo Gijón entrega los premios del concurso de canto en el que 224 aves desplegaron su mejor repertorioen los locales de la Agrupación Vecinal Evaristo Valle de Tremañes
24.12.07 -

En el concurso, celebrado hace unos días en la Agrupación Vecinal Evaristo Valle de Tremañes, los tenores no estaban subidos a un escenario. No cantaron frente a un micrófono ni los acompañó una orquesta. Eran canarios amaestrados para lograr desplegar su mejor repertorio durante 15 minutos frente a un juez. En el certamen participaron una treintena de criadores de toda Asturias con 224 aves anilladas este año, es decir nóveles, de la raza 'timbrado español'.

Los canarios de canto interpretan verdaderas partituras y emiten sonidos de una complejidad sorprendente para sus pequeñas gargantas. Compiten de manera individual o en grupos de cuatro. Cada pájaro metido en una pequeña jaula pasa por lo ojos del juez, en este caso Leopoldo Tamargo, que va otorgando la puntuación en diferentes apartados: «agua lenta, semiligada, floreos, cascabel, timbre de agua», entre otras. También hay aspectos que restan como «la rascada, las estridencias o la nasalidad» del ave.

Defender el terreno

Según explicó ayer Florentino Fernández, presidente de la asociación de canaricultura Nuevo Gijón organizadora del concurso, «los pájaros reproducen el sonido de la naturaleza y cantan para defender su terreno. También trinan cuando les excitar la luz. Además, lograr un canario ganador es fruto de mucho trabajo hasta conseguir una buena línea familiar usando las leyes genéticas».

Fernández, junto a Enrique Cerra, presidente de Evaristo Valle y Ernesto Murias, presidente regional, entregaron los premios a los ganadores de las distintas modalidades del concurso, que es puntuable a nivel regional. Al acto también asistieron los representantes de las asociaciones de canaricultores de Gijón, Oviedo, Avilés y La Felguera.

Es un pena que la Asociación de Vecinos de Tremañes, no se haya acordado de los viejos Canaricultores vivos o muertos de su propia parroquia, y les hubiera dedicado un merecido homenaje.

Desde bien crio recuerdo viajando camino de Gijón, con jaulas de canarios en la mano, en aquellos tiempos que no había coche privado, y allá nos íbamos a los concursos, de la mano de padre, orgulloso como estaba de sus canarios, los cuales nos llenaban la casa de copas, que luego los veranos teníamos que limpiar una a una para desgracia de nuestros juegos.

O aquellos Domingos donde el personal aparecía por casa para cambiar canarios, o emparejarlos tal como hacía Chelu, o el propio Pipo.

Algún día contaré alguna que otra anécdota de canarios

lunes, 24 de diciembre de 2007

PROTESTA EN LA QUINTANA


Lo que hasta hace años, fue un eje de comunicación tranquilo, se ha ido convirtiendo con el paso de los años, en una importante vía de comunicación entre dos zonas como son la de Pumarin y La Calzada, sin olvidar la atracción de flujos circulatorios que ya absorve el propio Tremañes con sus poligonos industriales. He aquí la protesta vecinal.

Hasta ahora no hemos tenido que lamentar daños personales, pero un día pasará una desgracia». Los vecinos de Tremañes están preocupados por «la peligrosidad» del camino de La Quintana. Esta «estrecha» vía comunica la iglesia de la parroquia con la avenida del Transporte y según asegura la asociación vecinal Evaristo Valle, «el camino recibe numeroso tráfico y no sólo turismos, sino también camiones y por su anchura resulta difícil el cruce de dos vehículos y muy peligroso el paso de los viandantes».




Los vecinos aseguran que «en este camino ya ha habido varios accidentes de tráfico porque existe un puente levadizo, por el que transitaba el tren de La Camocha, que obstaculiza el tráfico e impide la visibilidad». Además, señalan que esta zona «carece de una acera o de un simple carril peatonal».




La entidad comenta que «por fortuna, el último accidente tan sólo provocó el derribo de un poste telefónico y daños en la carrocería del vehículo siniestrado», pero alertan que este incidente «se trata de un aviso más».La agrupación vecinal ya comunicó al Ayuntamiento esta situación, que ellos califican como «lamentable». Además, en el escrito enviado al Consistorio los vecinos reclamaron la instalación de un espejo retrovisor frente a la entrada de la iglesia, donde según la entidad «ya chocaron varios coches por falta de visibilidad».




Esta es ya una «vieja demanda», ya que la agrupación vecinal tienen constancia de que en el año 2004 la entidad envió al Consistorio otro escrito en el que se explicaba la «grave situación» de esta vía tanto para el tráfico como para los peatones. Además, los vecinos de Tremañes cortaron la carretera como protesta el pasado 12 de diciembre.




Por otro lado, la entidad pide la poda de una enredadera que trepa por la pared de una finca abandonada. El problema es que el ramaje oculta uno de los semáforos de la avenida de Los Campones, colindante con la calle de Santa Cecilia

domingo, 2 de diciembre de 2007

La Parroquia de Tremañes, sus límites, y la imaginación



Para una parte de los naturales de la parroquia de Tremañes, aquellos neños de la generación del 50 al 60, siempre nos ha parecido que nuestra parroquia era extensa e inmensa, aunque hemos ido viendo como ésta se desmembraba, se partía, se dividía, y se repartían sus trozos por unos denarios, sin que a nadie pareciera importale el drama que ello producía en gentes y territorios.

¡ Qué lástima que no hubiera una Marcha Verde hace 30 años! Seguramente nuestra parroquia no tendría este desvertebrado aspecto de hoy.

Aquel territorio tremañense, cuna de decires gastronómicos como el “de Tremañes castañes”, o aquel otro más cruel y despectivo “en Tremañes males mañes”. Pues como digo, esa parroquia para los chavales de la época, estaba marcada y acorralada por el ferrocarril, omnipresente en toda la parroquia

Comenzaban para nosotros la parroquia, otra cosa es lo que digan los geógrafos y los papeles, allá por el Oeste, aunque la verdad es que no conocíamos los puntos cardinales, sino otros puntos como son los lindes de Fresno, linde que marcaba aquel viejo paso a nivel del ferrocarril de Aboño, aunque en esa parte había un raro territorio, una frontera rara y extraña, que era la que marcaba la imaginaria línea que va desde el Puente Seco de Veriña a la zona alta de la Picota, en medio queda el poblado de Lloreda, que nos parecía a los guajes de la época lo más de lo más, en urbanizaciones. Sobrinos, algunos nunca habíamos bajado aún a Gijón.

El Norte lo marcaba la frontera clara y rayana de la RENFE, que limitaba y ponía al territorio a salvo de invasiones, el puesto fronterizo lo constituía aquella vetusta estación de Tremañes, y su tenebrosa caleyina, donde los críos pasábamos más miedo que vergüenza. Más de una noche tengo cogido la vieja carretera la Calzada- Moreda, y doblar en la zona del Plano, por encima de aquel viejo bar con bolera y caminar hacia La Fuente, un buen rodeo si señor, y todo por el pavor que me daban los chupasangres de La Caleyina, y aquellos escabrosos sucesos que nos leían del periódico de El Caso.

Frontera esta que se remarcaba con la marcaba la famosa Quinta de Pepe “El Pintu”, o sea la finca de la Quinta Marina”, con el paso a nivel del El Plano, y aquella cantinela de las madres ¡Cuidado y mucha atención al cruzar la vía! Aquel viejo paso con aquellos molinetes que eran deleite de los guajes y riña diaria por parte del personal ferroviario, custodio del paso con barreras. Aquel lugar, camino del Asilo Pola y de la Academia de D. Paco del Natahoyo, era donde se producían espantosos atropellos ferroviarios, que por aquellas kalendas se daban con tanta frecuencia, o eso nos parecía a nosotros.

El Sur lo marcaban por un lado las aldeas de La Muria y La Picota, pero no eran territorios que nos gustasen para corretear, tal vez nos daba miedo aquella especie de gueto humano que allí se estaba estableciendo, mezcla de etnias y lumpen., sin embargo el territorio de la Dehesa lo teníamos controlado Nuestra frontera aunque la marcarse otro ferrocarril como el Carreño con la Sra. Marina, una poderosa y madura guardesa, de amplias ancas y pechera. La vía de Langreo, también corrí paralela a la divisoria de Este, limite a veces más virtual que real, nosotros nos saltábamos ambas y considerábamos como territorio natural y propio el Monte de la Mortera, ese mismo donde se encontró la estela dedica a la diosa romana de la salud: la Fortuna Balnearia.

Aunque para nuestras infantiles mentalidades ese monte, en el que disfrutábamos como locos, era cuna y refugio de extraños maquis y depósitos de escondidas armas, y escenario de cruentas batallas y secretos inconfesables.

La Braña era un territorio lejano donde vivía un pariente: Avelino “El Perrisulu”.,Era un antiguo puesto avanzado, casi desgajado del resto de la parroquia, pues estaba por encima de la línea ferroviaria, era como digo, el antiguo puesto centinela cuando uno tomaba aquella larga recta de la Vizcaína que luego viraba para meterse por entre medias de la fábrica de Moreda, autentico tapón urbanístico, hacia El Plano.

Esos eran nuestros límites, nuestros campos de batalla, lugares de juego y correrías que se desarrollaban entre “caseríes” y quintanas, e incipientes urbanizaciones, perdidas entre leyendas que han caído en el olvido, como aquellas “quintas” donde parece que se alojó en su día Sagasti.

Lo que son las cosas, hoy las fronteras las marcan los polígonos y las carreteras, y se han reducido nuestras amplias confines:. Lloreda es la frontera Oeste, el último bastión habitado y que constituye con la última acción de Sopgesa en una auténtica isla desgajada del resto de la parroquia, la otra frontera con la Calzada lo sigue marcando la RENFE con un apeadero que ha perdido su viejo nombre que era Tremañes, ahora se denomina La Calzada. Y con tal cambio desaparecimos del mapa y nadie dijo ni pío.

La Braña y el Plano siguen siendo más que frontera, territorios testigos desfigurados de lo que fue este territorio, y como ya nos sabemos donde queda el Norte ni el Sur, hablamos de otros límites como el que marca la Autopista, que ha cercenado territorios y sueños, y enjaulado más si cabe a esta parroquia de romanos, y viejas huestes obreras, entre las que no cupo tener a Belarmino Tomás.

Y para finalizar darle las gracias A Xurde Morán. por ayudarnos a recobrar la memoria y parte de nuestro patrimonio.

Víctor Guerra García

domingo, 25 de noviembre de 2007

Para una Historia del barrio

Tremañes, tambien tuvo sus asociaciones, nos es que uno recuerde muchas, pero bueno había las que había o hubo.

Una de ellas, con la cual me topé fue la Peña San Pedro, que tuvo su sede en el barrio de La Dehesa, concretamente en Casa Máximo, aunque no sé de que años data tal sociedad, pues el cartoncillo que se publicó y que se selló no contiene tal dato.

Aquí les dejo con una copia de los estatutos y la junta directiva y las funciones de la sociedad.


miércoles, 24 de octubre de 2007

NOS VERTEBRAMOS


El concejal de Urbanismo, Pedro Sanjurjo, comunicó hoy, en rueda de prensa en el Ayuntamiento, que la Junta de Gobierno aprobó el proyecto de construcción de un paso subterráneo, bajo las vías de Renfe, que unirá los barrios de La Calzada y Tremañes . El edil indicó que la obra, presupuestada en más de 4,7 millones de euros, es "compleja técnicamente" y estará terminada a mediados de 2009. Sanjurjo destacó que es un proyecto "largamente perseguido" por el Gobierno municipal, para actuar en dos barrios que están experimentado un cambio urbanístico "notable".

En este sentido, señaló que Tremañes llegará a tener un parque de 2.000 viviendas, de las que unas 1.200 o 1.300 serán nuevas, lo aumentará su población en unos 5.000 habitantes. Sanjurjo recordó que Tremañes se vinculó durante años al uso industrial y mostraba un aspecto degradado, que ahora va a cambiar. "Esta apareciendo un nuevo barrio", apostilló.

Para el edil, este cambio histórico irá parejo al nuevo túnel, que permitirá el acceso tanto de peatones como de vehículos, desde la zona de Los Campones en Tremañes hasta la prolongación de la calle de Las Industrias en La Calzada, pegada a la zona comercial, deportiva y de ocio y cines. Este túnel evitará que los conductores tengan también que dar rodeos y ayudará a paliar los embotellamientos próximos a los polígonos industriales de Tremañes .

Tras veinte largos años, parece que el Ayuntamiento está descubriendo la parte Oeste del concejo, tal y como determinan las palabras del Sr. Sanjurjo ,ya que de su atlántida mental emergemos, como si tratara de un nuevo barrio, ignorando que Tremañes ha sido cuna de culturas muy antiguas con varios descubrimientos en sus territorios .

Pero para el edil Sanjurjo, aparece un nuevo barrio, olvidando que este territorio ha tenido y tiene entidad propia como parroquia, pese a la desfragmentación y desvertabración a la cual ha sido sometido todo el territorio, y tal solución al aislamiento llega de la mano no de la larga revindicación de los vecinos, sino de la necesidad que tiene todo el desarrollo urbanístico de la parroquia, que ha hecho que no pueda esperar al soterramiento de las vías, y deba emplazarse un acceso en forma de falso túnel. Así son las cosas de la pasta y el ladrillo.

Tan desquiciados están en el ayuntamiento que hasta un Edil del PP se permite argumentar que el proyecto llega tarde, aunque el deja la revindicación donde le interesa, el proyecto es del pleistoceno, y viene de la mano de la revindicación ciudadana, de la que tantas veces me he hecho eco, de romper el aislamiento de la parroquia y no de hace cuatro días como plantea el PP

Pero debemos felicitarnos pues se están dando pasos importantes, auqnue cada uno arrime a su sardina, esperemos que el débil ascua se convierta en toda una hoguera de San Juan, cuando se sotierren las vías de RENFE, FEVE y LANGREO, y nos den algún que otros respiro a la hora de apretujarnos entre circunvalaciones u autopistas.

Victor Guerra

viernes, 19 de octubre de 2007

A TREMAÑES LE HA TOCADO LA LOTERIA

Hace décadas éramos vecinos de Gijón, considerados y tratados como de tercera o cuarta categoría.

En qué lo notábamos?, puede preguntarse el lector… pues en mil y un cuestiones, en cómo estaba el barrio en general, cajón de sastre de las políticas de integración a base de guetos;, en como la políticas de integración y calidad cuando llegaban a estas tierras se volatizaban en mil pedazos, así nos fuimos llenando de poblados, de polígonos cutres, de contaminación y porquería, no es que estemos mucho; pero se nota el cambio en la mejora de la urbanización aunque el estilo es más bien cursi a los “gabinoniano” que lucen algunas calles,

Hay rincones que parecen como Medellín, grandes chalets en medio del chabolerío, pero estámos dando pasos de gigantes y hasta nos íbamos creyendo creíamos ciudadanos de Gijón y además de pleno derecho.

Pero la realidad nos ha puesto de nuevo en nuestro sitio, no haya nada más que ver los titulares, las noticias y las descripciones seudo literarias sobre nuestro barrio y sus aconteceres que se han desparramado estos días en la prensa diaria.

Hemos sido una vez más cartel de lo cutre, guión malo de mercheros, payos y gitanos, se ha vuelto a recuperar el argot que nos diferenciaba , y se nos ha hecho aparecer como un buen escenario de la novela “negra y gótica”.

Tal vez Paco Ignacio Taibo que tantos problemas tiene con su Semana Negra en la zona rica de Gijón , podría pensarse trasladarla a estos ámbitos; repartirla por Mora Garay y mezclar sus negratas de manta con nuestros mercheros en gratinada simbiosis, y colocar por entre las naves de Bankunión, esquinas ideales para el amor furtivo a los quiosqueros de comida barata y dejar el resto más fino para colocar por entre la modernez de las nuevas naves , haciendo contrapunto su puntilla fina y lo cursi de Tremañes, pues la verdad es que el relato que nos han hechos estos días con los crueles sucesos acaecidos no es para menos.

De esta manera Tremañes renacería como barrio de Gijón, constituyéndose en una cuna cultural de primer orden que sintonizaría de puta madre con los nuevos empadronamientos que va a tener el barrio, no crean ustedes que vendrán de la mano de los propietarios de las nuevas viviendas, qué va. Será algo más fino que nos dará hasta cachet y todo.

Pues nos vamos a codear con lo finolis de Gijón, vamos a poder ver bragas de satén , ligueros de terciopelo , y bugis de última hora, pues creo que se piensan colar en el Centro Médico de Tremañes, parte de los pacientes del Doctor Andrenio.

Pue seso ya que las políticas culturales y sociales del Ayuntamiento no nos alcanzan pues que al menos se logre a base del roce, pues ya se sabe del roce algo nos quedará digo yo.

Y a ver si de una vez por todas erradicamos esos titulares del “Ocaso” que de nuevo se ciernen sobre nuestra parroquia.

Pues eso que nos ha tocado la lotería gracias al Doctor Andrenio

domingo, 14 de octubre de 2007

UNA COMUNIDAD EDUCATIVA EN MARCHA


El centro se interesa por el plan de actividades en días festivos y épocas vacacionales

Las ideas de la comunidad educativa del Colegio Tremañes para dinamizar el barrio no se quedan sólo en reclamar la unidad de primer ciclo de infantil. Maxi Marín, director del colegio, considera que es el momento de programar más actividades «tanto en horario extraescolar, como paraescolar». De ahí que estén ilusionados con poder conseguir que el Ayuntamiento les incluya entre los centros con planes de apertura prolongada, por semana, en días festivos o vacaciones. Unos planes a los que la propia Alcaldesa aludió en el inicio del curso en Gijón, con el compromiso de articular las medidas necesarias para llevarlos a cabo sin mucha dilación.

«Nuestra idea, lo que nos gustaría, es ir caminando en la dirección de convertir el colegio en un polo de atracción y de actividad del barrio, que no cuenta con muchas más infraestructuras para ello. Ahora nuestros alumnos tienen clase en jornada continua y cuando salen del comedor tienen alguna oferta extraescolar que prolonga su estancia en el recinto hasta las cinco o cinco y cuarto de la tarde. Pero luego a muchos les quedan dos o tres horas de callejeo que se podrían aprovechar de otra manera. Lo que queremos es que esas posibilidades se prolonguen, tanto para nuestros alumnos como para otros jóvenes del barrio, incluso para adultos, por lo menos hasta las 7 de la tarde. Pero para eso se necesita un proyecto que respalde el Ayuntamiento y en el que pueda colaborar, incluso, la asociación de vecinos. Que nos consideren un centro piloto de apertura en vacaciones y períodos no lectivos también sería algo muy interesante», explicó el director.

Además de la entrevista con el concejal de Cultura y Educación, la comunidad escolar de Tremañes también buscará el encuentro con el concejal de Deportes, José Ramón Tuero, «porque somos de los pocos colegios que aún no tienen pista cubierta».

sábado, 22 de septiembre de 2007

EL BLOG DE UNA LECTORA



Mucha de la Torre, cuyo apellido me recuerda al topónimo "La Torre" ese rampón que hay entre el Molín, cerca de Casa Piquerón, y el poblado de Santa Bárbara, y que de crio tantas veces recorrí camino de la morada de mi tío Avelino Guerra Cosío, que un buen día se tragó el oscuro mundo de la bebida, desde aquí un homenaje a quien fue en su día un cariñoso tío.

Pues eso, os dejo a los escasos lectores que ne visitan el blog de esta lectora que desde Miami, nos deja sus despertares, en un Blog que titula: Recomenzar

En este blog encontramos sugestivas estampas literarias y gráficas


Y en justa correspondencia le adjunto esta otra bella imagen.
Y para culminar la correspondencia esto podría llevar bella música melancólica como la que hace Carla Bruni

IU recoge la reflexión de este Diario


Tras el post en el cual nos hacíamos eco de que el envío del Sr, Médico expedientado, al Centro de Tremañes era en todo caso una desconsideración hacia los vecinos de Tremañes a los que se les hacía de menos convirtiéndolos pocos menos que en ciudadanos de tercera, el portavoz de IU en el Ayuntamiento de hace eco de tal cuestión.

IU califica de «autoritaria» la sanción del Sespa al doctor Andrenio
Jesús Montes Estrada considera que la Administración regional debería haber consultado su decisión con el Ayuntamiento


«Pudo comenzar como un problema administrativo, pero ahora es un problema social y político». IU de Gijón ha entrado de lleno en la polémica surgida por la sanción impuesta por el Sespa al doctor Luis Andrenio González, y lo ha hecho para criticar duramente a la Administración regional. El portavoz de IU-BA-Los Verdes en el Ayuntamiento gijonés, y tercer teniente de alcalde, Jesús Montes Estrada, planteó ayer las muchas «dudas» que tiene sobre el tema y, especialmente, sobre la forma de tratarlo, con una decisión sobre el traslado del médico que considera «autoritaria» y aplicada «con ligereza», lo que ha resultado ser «una mala salida».

Porque Montes Estrada cree que, antes de nada, el Sespa debería haber consultado con el Ayuntamiento la decisión que iba a adoptar. «Deciden desde Oviedo con una alegría tremenda, sin pensar en las repercusiones y en las miles de personas a las que puede afectar. Demuestra que quienes toman las decisiones están muy alejados de la realidad social de la ciudad. No sé si tendrán razón en los argumentos, pero la pierden con las formas». Con consulta previa o sin ella, lo cierto es que el tercer teniente de alcalde de Gijón rechaza que la solución sea trasladar al doctor Luis Andrenio González del centro de salud del Parque-Somió al de Tremañes. «Si se trata de un problema físico o mental, como quieren hacer entender, hay otros procedimientos. Pero si realmente no está en condiciones de trabajar en un centro de salud, ¿por qué le mandan a Tremañes?». Ese cambio supone, a juicio de Montes Estrada, «un insulto a los vecinos de la zona Oeste. Es como si pensaran que le trasladan a una esquina de la ciudad, como si aquella zona fuera de segundo nivel, un barrio en el que todo vale».

«Dar explicaciones»


El portavoz de IU llama también la atención sobre la movilización ciudadana que ha provocado la sanción al médico «denostado por la Administración y algún compañero, pero por el que muchas personas, en muy pocos días y sin organización, se han puesto de acuerdo en su defensa». En cualquier caso, Montes Estrada asegura que estas cuestiones hay que tomarlas con «mucha cautela» y «conociendo de verdad las razones de todas las partes». Pero, para eso, falta por conocer las de la Administración: «Siendo ya un problema social y política no se puede actuar tan a la ligera y con ese nivel de frivolidad, qué menos que dar explicaciones a todo el mundo», reclama 'Churruca' al Sespa y a la Consejería de Salud.

El portavoz de Izquierda Unida utiliza en varias ocasiones el calificativo de «condenable y rechazable» la forma de actuar del Principado, por no «haber tenido en cuenta a la administración municipal, que es donde al final pasan las cosas. «Son actitudes propias de gobiernos débiles. La debilidad siempre se pretende corregir con actitudes autoritarias». En cualquier caso, y a estas alturas, 'Churruca' admite que el Ayuntamiento gijonés tiene «poquísimas posibilidades de intervenir oficialmente en el asunto». Y un último apunte sobre el doctor Andrenio, «alguien comprometido con la lucha por los diez minutos por paciente, mientras otros tienen prisa para ir a atender otras consultas».

sábado, 15 de septiembre de 2007

CIUDADANOS DE TERCERA


Me pedía un ciudadano de Tremañes, más actualidad y pasar de las rememoraciones a una más beligerante acción de denuncia. Lo cierto que andar todo el día de aquí para allá me deja poco tiempo, y tampoco las noticias sobre la hoy barriada de Gijón (Tremañes) , como así parecen querer denominarse algunos naturales, prefiero hoy por hoy seguir considerando a Tremañes aldea urbana, dan para mucho.

Pero al llegar después de una semana pateando por Picos de Europa, y echar un vistazo a la prensa me he encontrado con una noticia y un rabioso artículo de Carlos Roces Felgueroso, sobre la problemática que se ha suscitado con relación al médico Luis Andrenio .

Parece ser que este médico a comienzos del verano "se negó a someterse a una revisión médica, lo que, unido a las denuncias anteriores de sus compañeros, se le abrió un expediente por vía administrativa mediante el que se consignaba su traslado forzoso al centro de salud de Tremañes y una suspensión de empleo y sueldo de tres meses efectiva desde el momento de recibir la resolución (mediados del mes de agosto). El 3 de septiembre, el doctor sancionado publicó un anuncio en LA NUEVA ESPAÑA en el que informaba a sus pacientes de su traslado forzoso. A partir de ahí la marea de solidaridad no ha dejado de crecer".

No deja de llamar la atención, dos cosas su traslado a Tremañes, lo que da lugar a pensar que en vez de enviar al señor expedientado para casa sin empleo y sueldo, si es que ha cometido una falta, pues no, se le envía a donde nadie protesta, o donde las protestas sean minúsculas o tengan poca repercusión política, en coste de votos o de titulares, o sea le envía a Tremañes, podría haber ido a la Calzada, o Contrueces o al Coto, pero no mejor a Tremañes que hay poca gente y todo lo agunta este sufrido pueblo.

Y la otra cuestión que me ha llamado la atención es que los naturales de Tremañes, y los hombres y mujeres que la gobiernan desde sus más variadas instituciones, (asociación de Vecinos, de Pardes , etc..) no se hayan hecho eco de ese tercermundismo que hay detrás del traslado. Lo cual nos viene a demostrar, pues eso, la poca autoestima existente, tras años de machacar a la aldea y a sus moradores, haciendo que la identidad cultural de Tremañes, se deshiciera en pedacitos

Desde aquí incitar a que los naturales y aquellos que están dentro de las instituciones de defensa de Tremañes se hagan eco de mentalidad de tercermundismo que profesan algunas de nuestras más preclaras autoridades políticas y administrativas al considerar a Tremañes como un lugar ideal para defenestrar al personal enviándonos a los represaliados a modo de un "gulad"

Un saludo

Víctor Guerra





domingo, 9 de septiembre de 2007

AQUEL TREMAÑES DE ANTAÑO

Villacajón con la finca de Valle al fondo (foto César)

La parroquia rural de Tremañes, tal y como ya lo recuerdo hace ya unos cuántos años, fue todo un conglomerado de gentes que se fueron abigarrando a lo largo de los múltiples barrios que conformaban la parroquia, el Plano, la Picota, la Iglesia, La Fuente, LLoreda, La Dehesa..

La llamada del factor industrial atrajo desde un principio a las clases obreras de toda la España que partía del éxodo rural hacia la meca de la industrialización, así se conformó en Tremañes todo un movimiento obrero anarquista y socialista, que era mirado con cierta desconfianza por los Republicanos conservadores desde sus bellas fincas o casonas, eran tiempos duros, donde se compartía todo pero donde la dignidad era una cuestión vital dentro del corpus personal.

Pero la pujanza del sector industrial consiguió que la atracción fuera tan fuerte, y que la búsqueda de trabajo por estas tierras, fuese tan intensa que pocas aldeas o barrios, como este de Tremañes, vieran cambiar en poco tiempo su fisonomía.

Las fincas, las pequeñas caserías, o las pequeñas casas con solar a modo de huerta pronto se vieron invadidas por repentinas casas hechas de retazos que se levantaban de un día para otro, así nacieron barriadas dentro de la parroquia como la Dehesa, donde el hacinamiento y la pobreza era todo un sello, aunque la concordia pese a la marginalidad de los nuevos parias reinaba con sus altibajos en casi todo la Dehesa.

Tal vez la chiquillada de entonces, años sesenta, pasaba de idiosincrasias y marginalidades y se juntaba al calor de los ju8egos y las gamberradas de entonces, donde mediaban los lideratos de los “fíos de Eloísa la praticanta” o los “Lozano” de la Dehesa, por no hablar de los “fios de la Marabunta” que eran de armas tomar.

Eran tiempos de aquel sabroso pan bregado, grandes hogazas de compacta miga, que daba unas grandes rebanadas para untar el aceite, o la mantequilla cocida que las madres hacían para hacernos tomar de alguna manera la odiosa mantequilla de antaño.

La dignidad de algunas gentes, les hacía luchar por un espacio mejor, por un adecentamiento sus entornos más íntimos, a base de lo que había que era poco, y el franquismo de aquellos tiempos estaba más ocupado en levantar la Universidad Laboral que en acometer trabajos de adecentamiento y urbanización de barriadas como la Dehesa, que a ojos de algunos curiosos pudieran parecer barrios peligrosos, pero en realidad recuerdo la convivencia dentro de las grandes desigualdades como algo normal y estabilizado.

Como decía la dignidad de algunas familias les hacía luchar para salir de aquellos “guetos” y dar unas comodidades mínimas a la familia, eran tiempos donde los constructores hacían pisos a mansalva sin llegar a la especulación de hoy en día, y que permitía con muchas dificultades ir labrándose una vida más cómoda.

Eran tiempos en que ya se iba dejando de ir a lavar a mano al lavadero de San Juan, con aquel trasiego de ropas y baldes de agua , que no sé como sé mantenían en las cabezas de nuestras madres, era una cosa que no parecía tener explicación para nosotros; eran tiempos en los cuales los veraneos además de vagar por las calles y caserías, teníamos misiones muy determinadas sobre manera los más chicos más grandes, como era apilar y hacer leña para el invierno o variar los colchones de lana, que eran abundantes y que todos los años se “variaban” a golpe de vara.

Había “variadoras” de colchones profesionales, pero no siempre llegaban los dineros para tanto , y en ese ínterin y remedio, jugábamos la chavalería un papel importante que era la labor de dar una vuelta a los colchones, además había otras tareas complementarias como eran las de cuidar de los hermanos menores, o pintar puertas y ventanas.

Eran tiempos aquellos en que la desfiguración del barrio cobró bríos, pues aparecieron aquellas inmensas naves como la de Azcano, que eran pasto de juegos y pillerías de la chavalería ajenos como éramos a que poco a poco el mundo de la uralita y el ladrillo a cara vista iba ganando metros en nuestros entornos más preciados.

Tiempos de antaño, donde la sextaferia daba para dar una rociada de caliente escoria de la fábrica de Moreda a las calles, para poder transitar por ellas con cierta seguridad. Trabajo duro que los hombres y mujeres hacían con brío y saleroso remango.

Luego vino la avalancha de Villacajón, ese era otro mundo, donde los payos entrabamos poco, y aunque cruzábamos sus estrechos callejones camino de las Casas de Langreo, eran otras gentes y otras maneras, que hicieron de La Dehesa un digno barrio, dando lugar a los conceptos del lumpen y del proletariado.

Eran tiempos del “Caso” que se cebaba en las redadas de la Guardia Civil en Villacajón, y que hacía de esa marginalidad mitos como el del Lute, Villacajón también tuvo sus propios “Lutes”, pero pronto se vieron los gitanos de aquellos tiempos arrinconados por el lumpen portugués arracimado a lo largo de los muros de General Hormigones y de la Quinta Valle.

Eran tiempos de emigración, de pobreza generalizada y de una dignidad que hizo que las gentes fueran saliendo de aquellos “ghetos” para convertirse en personas, en ciudadanos aunque el franquismo pasaba de aquellos conceptos.

El Tremañes de hoy

Hoy Tremañes presenta un aspecto distinto, y se me hace raro ver que en aquellos predios hoy se levantan casas unifamiliares (cahalets adosados) o que se puede caminar tranquilamente por sus peatonales calles llenas las farolas modo y manera de las “gabinonas” ovetenses. Hoy Tremañes ha cambiado y se modula ya no como una aldea sino como un barrio más de Gijón , aunque habría que luchar para que el barrio no sea un despropósito urbanistico más hecho de retales donde los Técnicos Urbanistas ensayan y se divierten, sino que debe ser un modelo nuevo y espacial de nuevo cuño.

Así era, o al menos así lo recuerdo yo la aldea de Tremañes.

Como la recuerda usted… aquí tiene un espacio para ello.

domingo, 26 de agosto de 2007

¡UNAMONOS¡


Aquí aporto todo un documento histórico en el que aparece la parroquia de Tremañes como centro de una actividad política republicana de primer orden.

Triste, muy triste es el aspecto que hoy presenta el campo republicano: apostasías, deserciones, partiducos, jefaturinas, divisiones,frialdades , etc...

Se dilata nuestro pecho al vez que aún quedan algunos fervientes partidarios de la República que tiene por lema en bandera: Unámonos, que la unión constituye la fuerza".
El indeferentismo,, la frialdad en las luchas políticas y de clases la muerte de la democracia, el abandono de los más sagrados derechos de la humanidad en manos de los opresores.
Queremos la muerte de la monarquía, y, lejos de luchar dormimos. Clamamos uno y otro día, un año y otro contra toda clase de privilegios y contribuimos a sostener el más abominable de todos; el del nacimiento.

Digna de aplauso, y respeto y admiración es para los amantes de la fraternidad y la justicia la campaña emprendida por las Dominicales en favor de la Liga Republicana.

Que importa que nos apellidemos federales, centralistas , progresistas. No queremos todos la República? O más bien ¿No luchamos todos contra un sólo enemigo?

A qué pues, destrozarnos en intestinas luchas que no solo resultan estériles, sino favorables a la monarquía. Dentro de una Liga Republicana bien pueden caber cuantos aspiran a la restauración del gobierno que desee el pueblo. por lo menos el que desee la mayoría.

Pero aún más sensible que la división en el campo republicano, es la división entre las huestes obreras, conste que no hago separación entre republicanos y obreros .
Pues qué ¿No son obreros los republicanos? Me refiero a la guerra sin tregua que el socialismo hace a los republicanos, especialmente a los federales, apellidándoles burgueses.
¡ Burgueses los federales¡ ¡Burgués un partido compuesto de obreros¡

Voy a concretarme en lo que sucede en esta industriosa villa.

La inmediata parroquia de Tremañes, compuesta casi toda ella de labradores y obreros de fábricas, es , desde hace muchos años federal en casi su totalidad. Auí es donde los socialistas han establecido su campo de guerra.

El día primero del actual (diciembre 1894) los federales daban una especie de conferencia de unión en el local del Partido Federal en Tremañes. Los veteranos Molina-Martell, catedrático de este Instituto y presidente del Casino federal, y Carreño, medico de esta villa, así como el joven Estrada, pedían al elementos socialista una unión franca y sincera, sin que esta unión implicase exigencias de abdicación alguna.

¡Unámonos¡- decían - para arrebatar el poder a nuestros opresores, para conquistar el el poder para que el pueblo se gobierne pos sí solo. " Este es el primer paso en la senda de la enmacipación humana".

A este llamamiento franco, leal y sincero, hijo del amor que todos profesamos a la gran causa de la redención de la humanidad, contestaban en un "meeting" soccialistas el domingo 11 (noviembre): "Nosotros nos atacamos a los monárquicos porque son partidos muertos, nuestros tiros van dirigidos a los republicanos de cuyas filas hemos de nutrir las nuestras; guerra sin tregua a los partidos republicanos "

¡ Qué apasionamiento¡ Las formas varían, el fondo queda.

Gobiernese el pueblo por sí mismo, ya sea con el sistema federal, ya con el socialista, pero no prolonguemos con nuestras divisiones los privilegios del nacimiento, que son oriegen de todos los demás privilegios.

J.R. 29 noviembre de 1894 En las DOminicales de Librepensamiento (Madrid)


viernes, 20 de julio de 2007

Unas Vacaciones

Durante unos 15 días estaré dando pedales por la Francia,
les dejo con unas fotos de la aldea , mientras tantoLa Iglesia

El Nuevo Urbanismo que nos viene Casa Ramonita, donde un día habite una de sus buhardillas
El Urbanismo de Treamñes, naves ,casas, bloques..La escondida Casa de Conchina la del Nietu

viernes, 13 de julio de 2007

Tremañes Escuela de Tolerancia

Hablábamos como solemos hacerlo los asturianos, con esa vehemencia que a ojo del foráneo da la sensación de que la sangre va a llegar de un momento a otro al río, sobre lo que para un joven doctor universitario y acérrimo nacionalista de extrema izquierda, le parecía estaba sufriendo al nacionalismo asturiano, y que él interpretaba, poco menos, que de un genocidio étnico y lingüístico.

Tal vez por el producto de las altas temperaturas del día, o por la libación de abundantes s “botellinas de sidra” asistimos varios adultos y entre ellos un adolescente recién salido de la niñez, a esa vehemente cosmovisión en la cual el nacionalismo asturiano sufría el cruel cercenazo a manos del imperialismo político de las fuerzas que hoy comandan esta tierra: PP Y PSOE, fundamentalmente.

Nuestro interlocutor hacía tal exposición, en base a los sacrosantos principios e íntimas convicciones nacionalistas, que según él eran agredidas por la simple idea de representar una militancia renovadora e inquietante.

Y fue curioso, porque si bien en un principio había comprensión y había empatía con relación a tales materias, que no nos eran extrañas ni desconocidas como habitantes y naturales de esta tierra, luego el debate se tornó agrio y de un balcanizado tono, que a pesar de la inmadurez del joven que asistía a la conversación, en su seno íntimo comprendía que aquello que se exponía no correspondía a esa realidad cotidiana y menos que aquellos adultos que le acompañaban pudiesen ser la viva representación de aquellos verdugos e inquisidores que pintaba el anfitrión, y como no podía ser menos el joven de 13 años algo le dijo al dirigente nacionalista para terminar dándose la vuelta, quedando de espaldas al docto profesor universitario que seguía relatando la durísimas y macabras persecuciones de que era objeto el nacionalismo asturiano a mano de los genocidas políticos asturianos de uno y otro signo político

Lo cierto es que asusta, que esa concepción se esté manejando y además se esté reproduciendo en nuestra juventud, fraguando un rencor de víctimas, que hace que determinadas gentes tiren hacia delante y se instalen en un “covadongismo político de extrema izquierda” y de un alto contenido étnico que puede terminar quién sabe cómo...

Es duro oír que eso pueda estar dándose en nuestra sociedad, pero ha sido toda una lección para poder aplicarme más aún en la defensa del multiculturalidad y la multiétnia, tal vez el haber vivido y convivido con andaluces, extremeños, portugueses, gitanos, y a una parte del lumpen gijonés que tuvo su refugio en Tremañes, (eso sí mientras otros territorios quedaban impolutos en su asturianía) te da una visión distinta basada en la cooperación, la tolerancia; y nuestras divisiones no estaban tanto en la “llingua”, esencia importante de identidad si se quiere, pero que no debe ser diferenciadora, ni clasista, y mucho menos debe producir una a sibilina aptitud de xenofobia étnica.

Tremañes ha sido la gran escuela gijonesa del multiculturalismo, mejor o peor llevado, por uno y por otros, pero ha sido una paraninfo donde aprendimos lo que era la represión sobre el lumpen, donde captamos la intensidad de aquellos que perseguían la integración societaria, más formal que profunda, pero que nos valía para seguir codo con codo, con unos mejor que con otros, pero con los que convivíamos en el día a día, en los espacios comunitarios, en los trabajos, en el abandono del que éramos fruto como territorio, motivo por el cual terminamos totalmente desvertebrados como sociedad, pues pasamos de ser una parroquia rural con cierta importancia, ahí esta la historia a un inmenso polígono industrial, tal vez todo ello a costa de la pérdida de un rasgo cultural tan importante de identidad como: “la llingua”, pero ello nos no pesa, si hemos conseguido el lauden de la tolerancia.

Hoy alguien nos puede tildar desde ese nacionalismo poco menos que de maquetos”, es pues posible que los rasgos de nuestra asturianía tal vez no estén en la lengua propiamente dicha, y sí en las construcción sintáctica o en otros dejes, o tintes de carácter, aunque eso en parte nos traiga al pairo; pero en cambio sí hacemos gala de la escuela y universidad de la tolerancia que fue la parroquia de Tremañes, donde mucho gijoneses se formaron y pudieron proyectar sus ideales societarios de multiculturalidad, y ese es el mensaje que debería reforzarse entre las gentes, en las parroquias, y entre nuestros jóvenes.

Opto por ese mensaje plural y tolerante y no ese espíritu de víctimas del “gran genocidio cultural que se ha realizado con Asturias” como exponía nuestro amigo, en parte porque tampoco es o ha sido así, de horrible y profundo; o al menos parte de mi generación no lo vivimos así de trágico, aunque de todo haya habido.

Pero no se puede hablar de genocidio e ir pregonando esa concepción extremista, porque es muy posible que ahora no lo veamos, pero terminemos creando la simiente de una potencial balcanización de nuestra tierra, y llenemos las mente de nuestros jóvenes de rencores y de pérfidas acusaciones que nos pueden pasar más adelante una cruda factura, muy dura y difícil de saldar .

No sé si a mi docto amigo se le había calentado la boca y el caletre, pero fue importante su perorata, porque dejó traslucir su “yo” más íntimo y profundo, y nos dejó atisbar por unos momentos un crudo camino sobre el que hay que reflexionar y dar solución en pro de convertirnos en una sociedad cada más tolerante, sin que por ello tengamos que dejar ni jirones de nuestra identidad, o malos resquemores históricos, sí para ello es bueno legislar sobre el asturiano, hagámoslo, pero evitemos que se asiente entre las futuras generaciones de asturianos, esa simiente del rencor y tengamos que arrepentirnos un día.

Es evidente que ha habido marginación de culturas y de pueblos, esperemos que alguien reflexiones sobre ello y tome las medidas oportunas y necesarias para evitar una balcanización que a veces cruza como rayo que no cesa nuestra tierra asturiana

Esperemos que así sea.

Victor Guerra

viernes, 6 de julio de 2007

Maria Teresa Gonzalez, en el recuerdo

Aunque ambos sido nacidos y criados en esta parroquia de Tremañes, parece mentira pero la diferencia de 5 años en grandísima en estos casos, debimos coincidir múltiples veces en el autobús, en las escuelas en algunas tertulias literarias, pero he de decirlo yo no me acuerdo de ella , lo que no es óbice para que desde esta ventanuca al ire fresco de la Red pueda traer su recuerdo, en la lengua que ella practicaba y que a mí me hicieron desaparecer, porque hablaba raro, allá por tierras castellanos parlantes.

Valga pues esta reseña en asturiano, traída desde la propia Red y varios de sus poemas.


Nació en Tremañes, Xixón, nel añu de 1950. A los diecisiete años entra como aprendiz na empresa d’aplicaciones elléctriques CRADY; nesta fábrica sigue trabayando hasta’l so cierre en 1987. Fue xuntal so maríu Vicente García Oliva una de les fundadores del nucleu xixonés de Conceyu Bable en 1975. Escribe los sos primeros poemes alrodiu del añu 1984. Gana dellos concursos lliterarios y asoleya poesía en diverses publicaciones. En 1987 da a estampa’l so primer llibru de poemes: Collaciu de la nueche. Con 37 años empieza a estudiar la especialidá d’ausiliar de clínica nun centru de formación profesional. En 1989 publica la plaquette Ochobre. Algama’l Premiu de Poesía Erótica “Cálamo” 1990 col so llibru en castellano Con húmedos lamentos de felino. En 1993 apaez el so tercer poemariu n’asturiano: Heliocentru y en 1994 el so primer y únicu llibru de relatos: La casa y otros cuentos. Fallez en Xixón en 1995, depués d’una llarga enfermedá.


Ta representada en delles antoloxíes tanto como poeta y como narradora: Antoloxía poética del Surdimientu (1989), El secretu de la lluvia (1992), La patria de la piel (1992), Antoloxía del cuentu asturianu contemporaniu, (1994), Muyeres que cuenten (1995) y Les muyeres y los díes de la poesía asturiana contemporánea (1995).


Alrodiu de la obra poética de María Teresa González escriben los críticos Leopoldo Sánchez Torre: “Ye la de M.T.G. una poesía escrita con enfotu confesional y eso determina tanto la so configuración formal, el so estilu peculiar, como la so orientación temática. Ye característico de la so poesía un rexistru averáu al llinguaxe coloquial, ensin que falte nin disuene’l rellumu d’una metáfora reveladora y impactante” y Xuan Xosé Sánchez Vicente: “De una amplia sensibilidá emotiva, su poesía se mueve en torno al amor, el vivir, cotidiano, los avatares del hogar y los recuerdos de la infancia. Pero si ello apenas representa una novedad temática, sí lo es el tratamiento: una voz tolerante y resignada acepta el amor como una costumbre (...) incapaz de despertar grandes turbulencias(...) Todo ello se expresa con una voz directa, coloquial y precisa, que consigue una tremenda efectividad expresiva, sin grandes alardes estilísticos”.

A esta poetisa y ciudadana de Tremañes se le ha dedicado una plaza, aunque no estaría de más que más que se colocase un pequeña placa de quien fue, y como no alguna poesía suya, para que su nombre no cayese en el olvido

BIBLIOGRAFÍA

Creación

Collaciu de la nueche / María Teresa González ; estragal, Xuan Xosé Sánchez Vicente. — Uviéu : [l’autora], 1987. — 41 p. ; 21 cm.

ISBN 84-398-9698-0

Con húmedos lamentos de felino / María Teresa González. — Gijón : Calamo-Gesto, 1990. — 38 p. ; 20 cm. — (Cálamo/gesto ; 7).

ISBN 84-404-6213-1

Heliocentru / María Teresa González. — Turón, Asturies : La Currimanxa, 1991. — 27 p. ; 21 cm.

DL AS 3805-1991

Heliocentru / María Teresa González. — Uviéu : Academia de la Llingua Asturiana, 1993. — 32 p. ; 20 cm. — (Llibrería académica ; 23).

ISBN 84-86936-93-4

La casa y otros cuentos / María Teresa González. — Uviéu : Trabe, 1994. — 91 p. ; 20 cm. — (Incla interior ; 12).

ISBN 84-8053-029-4


Muyeres que cuenten / María Teresa González ... [et al.] ; prólogu d’Oliva Blanco. — Uviéu : Trabe, 1995. — 97 p. : il. ; 20 cm. — (Incla interior ; 15).

ISBN 84-8053-045-6

Poesía completa / María Teresa González. — Xixón : Atenéu Obreru, 1996. — 205 p. — 20 cm. —(Tiempu de Cristal ; 1)

ISBN 84–87958–21–4


Bibliografía

Ánxel Álvarez Llano (ed.), Antoloxía del cuentu asturianu contemporáneu, Mieres, Editora del Norte, 1994.

Xosé Bolado (ed.), Antoloxía poética del Resurdimientu, Xixón, Atenéu Obreru, 1989.

María Elvira Muñiz, “Alcordanza de María Teresa González, poeta”. En: Lliteratura, 11, 1997, pp. 89–91.

Leopoldo Sánchez Torre (ed.), Les muyeres y los díes de la poesía asturiana contemporánea, Mieres, Editora del Norte, 1995.

Xuan Xosé Sánchez Vicente, Crónica del Surdimientu, Oviedo, Barnabooth, 1991, p. 61–62.

Xuan Xosé Sánchez Vicente, “Homenaxe a Teresa González: delles notes sobre la so poesía”. En: Lliteratura, 11, 1997, pp. 79–85.

ANTOLOXÍA

Tú y yo


Tú y yo

somos una mentira

que s’alcuentra toles tardes,

un argayu ensin igua

que s’adientra

nun amor vencíu pol tiempu,

acorripiáu

ente’l mofu y la hedra,

tienru cristal onde la llerza,

a fuerza de pegar,

tarazónos el gustu de tastianos,

de recorrenos xuntos,

talo que dos paisaxes descubiertos.

Agora

pesllamos la mentira ente los besos

y nun oyimos

esa voz que mos glaya atristayada

que yá nun mos queremos.

(Collaciu de la nueche)

QUIÉN caleció esi espaciu

perdíu na menoria,

quién, con suaves esixencies

de cárdena sablera, revistierela playa.

Quién camudando los güesos

en ponte llevadiza,

s’ufiertó a los caínes y a los vértigos.

Qué llabios, de quién, agora fuxidizu,

foi la gota crisálida

qu’ayeri m’amburara.

(Heliocentru)

viernes, 29 de junio de 2007

UN ANARQUISTA DE TREMAÑES



En estos días que la parroquia anda gozosa porque tenemos una remozada iglesia, Felicidades por ella al Sr. Párroco, viejo amigo de antaño, y como no a los feligreses que pueden contar con una casa para rezarle a su Dios, de forma confortable, pero como republicano y como Masón, convicto y confeso , me permitirán que tras las felicitaciones pase un poco del tema pues ya la presa diaria gijonesa se ha encargado de publicitar tal cuestión y como además la Iglesia tiene más medios que yo para publicitar sus obras, pues eso que tal noticia no tendrá mucho más hueco en este blog. Lo cual no quiere decir que un día de estos pues coloque algunas fotos del templo de San Juan de Tremañes.

Pero si bien la aldea de Tremañes anda ahora gozosa eso me lleva a pensar la poca memoria histórica que parecen tener sus habitantes, pues voy descubriendo que Tremañes pese a ser una aldea rural, tuvo su importancia dentro del movimiento republicano y como no, dentro del movimiento obrero.

Hace unos días traíamos hasta estas páginas a Jesús Alvarez Medio, que convivía en aquellos tiempos como buen burgués de Tremañes, con los Sindicatos Verticales del Movimiento y del Franquismo, aunque no tenga muy claras sus ideas, que leyendo su entrevista me suenan sus palabras aunque un tanto lejanas al ideario reformista de antaño.

Fuera como fuere, hoy traemos a este blog un personaje muy olvidado, y que sería bueno junto con los nombres de Álvarez Medio, Conchina la del Nietu, proponer para posibles portadores de calles en Tremañes.

Avelino GONZÁLEZ ENTRIALGO, es un natural de Tremañes que va la luz en este solar en el año 1898 y fallece en Mérida (Venezuela) 1977.

Un estudiante dotado según dicen las crónicas, lo que ya en aquellos tiempos ya era mucho, su iniciación en política como no podía ser menos se centra en el Partido Republicano Federal que acaudillaba Eladio Carreño.

Comenzó como era muy habitual su vida laboral a los 13 años, siendo ya un habitual frecuentador de las sociedades de trabajadores, Ateneos teniendo contacto con líderes de la talla Sierra, Iglesias o Quintanilla, este ´´ultimo será quien le gane hacia las filas del anarquismo.

En 1915 se le localiza trabajando en la industria del vidrio junto con otro famoso anarquista Acracio Bartolomé.

En 1916 se le nombra delegado de Gijón al Congreso de la federación de los vidrieros españoles de la CNT celebrado en Barcelona. En 1918 siendo uno de los puntales para el aumento de efectivos de la CNT en Gijón, se va al servicio militar, reapareciendo de nuevo en Gijón para coadyudar en relanzamiento de la confederación anarquista

Durante la dictadura de Primo de Rivera, fue uno de los grandes activo del movimiento obrero estando de forma continuada en mítines en las Casas del Pueblo, en ateneos en los centro de de trabajo, resistiendo frente a la infiltración comunista

Viene la república, él se incorpora a la FAI, pero, pero se siente incomodado por sus diseños en la hegemonía en el CNT - el congreso 1931 representa par el una decepción - por el boicoteo de las federaciones nacionales de la industria (Entrialgo era secretario por entonces de la Federación Industrial Nacional de los Metalúrgicos') él se echó a un lado con los treintistas.

La sublevación en finales de 1933 le condujo a ser encarcelado en Oviedo, en ese tiempo hizo de abogado entusiasta de un acuerdo con el UGT (que representa el CNT en la alianza con el UGt en la Asturias) que se cierra en 1934 con la Alianza Obreras en la que están Eleuterio Quintanilla, y Teodomiro Menéndez (ambos dos masones) .

En la revolución de 1934, es uno de los activistas, como vemos por estos textos y la aldea de Tremañes, juega un papel referencial: “ ¡Nada saben (las fuerzas del Orden) pero algo huelen, diría un militante de la CNT que rondaba las calles de Gijón en la noche del 4 de Octubre 1934. En la “Fuente de Tremañes” hay una primera concentración, un poco más allá en LLoreda, una segunda. Cerca de cincuenta hombres a las cuatro de la madrugada… al mismo tiempo quedamos todos comprometidos a avisar al mayor número de compañeros militantes para las siete de tarde nos encontráramos en los prados de La Muria en Tremañes, a fin de tomar las armas que hubiera y marchas sobre Gijón “

El Comité Revolucionario de la CNT de Gijón estas formado a nivel local Comisión de Alianza por Horacio Argüelles, Avelino G. Entrialgo y José María Martínez. Y en la Comisión de preparación por Jose Arriba y Margaride.

Finalmente no es detenido tras los sucesos de Octubre del 34, se oculta en Gijón hasta el mayo de 1935, que cuando consigue e escapar a París y a Bruselas, vía San Sebastián.

Vuelve con la amnistía en 1936, asistiendo al famoso Congreso Confederal de Zaragoza.

Cuando acontece la rebelión fascista él desempeña los servicios en la Comisión de la defensa en Gijón, y era Secretario para la movilización en el Comité Guerra A partir del octubre de 1936 representa en el Congreso la CNT de Madrid en el Comité Nacional de CNT como secretario y discutiendo a favor de entrada de CNT en el gobierno de Largo Caballero

Mientras que la guerra duró él asumió el control la Secretaría para los asuntos militares en el Comité Nacional del Movimiento Libertario (el 7 de marzo de 1939).

Cuando vino la derrota, él se va de España vía Valencia llegando a Inglaterra, desde donde se trasladó a América (Argentina, Bolivia, Chile) cuando la segunda guerra mundial comenzada y colocada eventual en Venezuela. En exilio se alineó con la línea del colaboracionista del Subcomité Nacional y murió, convencido de la necesidad de una sola CNT abrazando los preceptos del Congreso 1936. Él no era un hombre para la escritura, de ahí que no haya casi nada sobre escrito por él salvo unas cartas a su esposa y un informe.
Esta es la historia que nunca se contaba por la aldea.

Su actuación en le 34 viene recogida en la Historia de Paco Ignacio Taibo II en la Revolución de Octubre del 34.

Más referencias en:

En los archivos de Salamanca existen un par de legajos con un informe sobre los Suceso del 34 y Cartas a su esposa Oliva



domingo, 24 de junio de 2007

Jesus ALvarez Medio. "Jesus el del Estanco"

Este es un personaje al que traté muy poco, pues la diferencia generacional era tremenda, pariente lejano de mi familia, al menos eso decía mi tía abuela Rosario Piñera, era y fue todo un personaje, al que hoy encuentro en un libro de Rubén Vega, sobre Cien Años de Cooperativismo. Historia de la Cooperativa de Agricultores de Gijón.

Visitar de pequeño la casa de las hermanas Álvarez Medio, era todo un sin fin de novedades, un montón de hermanas que reunían en torno así una gama inverosímil de gustos, maneras y formas de entender la vida y las relaciones sociales. Entre las hermanas estaban Rosario, afable y popular como ella misma, Amelia un tanto corta, María Luisa, la señora…, Marcelino el hermano deforme, que apenas si veía la luz del sol.

Y en el chalet de enfrente, en torno a una gran finca marcada por una ejemplar panera que daba singularidad a Tremañes y concretamente al barrio de La Fuente, vivía Jesús A. Medio, al que yo veía campar a veces por la casa de mis padres en busca de herramientas, o consejo profesional de mi padre en temas canteriles o de albañilería. Aunque para ser más exactos siempre eran peticiones para arreglar canalones o desatasco de cañerías.

En todo caso era entrar en un mundo de fantasías y desconocido, y que iba desde la amplia tienda de ultramarinos de la época, a la propia finca, que hoy ocupan un montón de pisos, y con ello se perdió toda la dinastía de los Alvarez Medio que se desplazó tras la suntuosa venta a tierras más solilleras.

Mis recuerdos muy viejos de un infancia muy remota, es ver a Rosario Piñera, y alguna de las Álvarez Medio alrededor de unas silla de aquellas pequeñas de mimbre, pitillo en boca, hilando mimbres en medio de un gran galpón que había bajando por la carretera que van desde La Fuente hacia San Juan. Recuerdo las andanzas pro la cuadras de Jesús, donde por primera vez vi un casco de guerra auténtica y un machete, y también un viejo uno de esos Jepp de la guerra de Birmania, según decía el mismo

Hoy encuentro a este personaje en el citado libro, y que quiero rescatar del olvido, pues toda la saga y sus vestigios, fincas y casa en las que vía mi padrino Isidro, han desparecido, no estaría de más dedicarle una calle a los Álvarez Medio en la nueva urbanización que se levanta en los que fueron sus predios, que iban desde la carretera general de Tremañes hasta la linde que marcaba la vía de FEVE, la linde por el Este estaba marcada por el callejón de Conchina del Nietu, y la carretera que hacia el Apeadero del Carreño (FEVE) y la linde del Oeste la marcaban las propiedades de los Medina.

Rescato su figura a través de una entrevista que se publicó en La Casería nº 7 noviembre de 1987, y que recoge el citado libro de Ruben Vega.

A sus 82 años, Jesús Álvarez Medio, conserva en perfecto estado sus recuerdos de pionero d de la entonces Asociación de Agricultores de Gijón, y rememora con añoranza aquellos tiempos en los que todos los sacrificios eran pocos para sacar adelante un proyecto en el que el interés personal de diluía , caso con naturalidad en el de todos los hombres del campo.

Pero eran años de unidad, de generosidad y e formación de un espíritu corporativo, que con la evolución de las circunstancias sociales y económicas se fue perdiendo hasta convertirse en una lucha sorda e individualista de cada agricultor y cada propietario.

Es una pena lo que está pasando entre los cosecheros y los lagareros. Esa falta de entendimiento, esa carencia de posturas comunes que defender y por las que unirse para obtener un mejor resultado para todos no es buena.
Antes todo era más difícil, pero mucho mejor. Recuerdo un conflicto que tuvimos hace muchos años por la importación de carne de Uruguay. Era un problema que no repercutía en los usuarios y que solo atañía a las fábricas de embutidos, pero menuda manifestación que organizamos en la calle Uría. ¡Claro que entonces había mucha unidad y no como ahora¡”


Jesús Álvarez Medio, sería capaz , sin mirar papel alguno de recitar de memoria la importante lista de prohombres de fundaron, allá por 1906 aquella Asociación de Agricultores, que derivó en la Cooperativa de hoy, como entonces trata de unir a todos los hombre del campo en objetivos comunes.

“Entonces también teníamos una publicación La Voz del labrador [periódico que
fundó el francmasón Angel Menéndez Suárez, en el que populariza el pseudónimo de «Casín de la Casona». El mismo que escribió sobre el torero masón Casielles Puerta (blog Masonería en Asturias)].En el grupo impulsor de aquella iniciativa estaban hombres como el Conde Revillagigedo, Jove y Hevia, Rodríguez Sampedro, Domínguez Gil, Felipe Valdés, Anselmo Cifuentes, y otro2
muchos participaron como directores
Solo hace cuatro años que Jesús Álvarez Medio, dejó sus tarea como tesorero al frente de los intereses de la Cooperativa, después de utilizar sus demostradas cualidades financieras durante 12 largos años. Vivió desfalcos, incendios, enfrentamientos bélicos, apuros económicos pero el esfuerzo común y su visión de la rentabilidad patrimonial dela Cooperativa salvaron más de una situación angustiada.

“En la cooperativa estuve doce años de tesorero, pero en realidad desempeñe esa labor durante casi toda mi vida. A los 14 años ya era Tesorero de la Biblioteca Pública de Tremañes, en un tiempo en que la mujeres leían mucho, y no revistas del corazón o novelas rosa como ahora, sino a Perez de Ayala, Blasco Ibañez. Recuerdo que siendo chavales formábamos un equipo de fútbol en el barrio, pero no había dinero para comprar el balón y la bomba de hincharlo, así que decidimos aportar un poco cada uno hasta que consiguiéramos reunir suficiente para comprarlo. El caso es que unas veces por pitos y otras por gaitas siempre se gastaba el dinero, hasta que un día me engargu eyo de recoger el dinero y entonces compramos el balón”

Está claro que este hombre animoso y lúcido, le agradar participar activamente en los comienzos de grandes proyectos sociales, ya que después de poner en marcha la Cooperativa de embarcó en la aventura del Club Hípico Astur (CHAS) de cuya sociedad tiene el número 9 de carnet. Y de cuyas vicisitudes fundacionales tuvo mucho que ver.

Yo soy una persona que me gusta luchar por lo que creo, que no busco el beneficio personal ni mucho menos remuneración por lo que hago, pero precisamente porque tengo fe en lo que hago, no tengo fronteras. Con la razón y la verdad voy donde sea, por ellas no me importa ponerme a mal con nadie


Victor Guerra, alias Chusi, fiu de Jesus el Chan